Un deber de Justicia que todos los fieles católicos tenemos,  es el de contribuir al sostenimiento de la Iglesia, como el 5to. mandamiento eclesial lo expresa.