El recuerdo y la oración por los difuntos han formado, a lo largo de la historia, parte de la vida de los hombres. Entre los cristianos este tema ha sido siempre de vital importancia ya que el cimiento de nuestra fe nace de la resurrección de Jesucristo venciendo la muerte.

Desde el año 1963, tras el Concilio Vaticano II, la Iglesia permite libremente la cremación: Código de Derecho Canónico, Canon 1176, 3

La Iglesia levantó la prohibición de las cremaciones en 1983; sin embargo mantiene los requerimientos específicos para la disposición reverente de las cenizas, aconsejando que éstas sean depositadas en urnas y lugares dignos, tales como nichos en columbarios ubicados en las Iglesias.

 

Derecho de uso de un Nicho:   50  años, y en caso

de renovación se pagará el 10% a valor presente.

Precios indistintamente:

Al contado 9.000.00

A crédito 4 pagos de 2,500.00